Ir al contenido principal

Por qué saber programar brinda un sinfín de oportunidades de progreso


Por Mariano Wechsler, Director académico de Digital House y co-fundador de DigBang.


Aunque para muchos es una actividad sumamente compleja, programar   significa simplemente darle instrucciones a una computadora sobre cómo proceder; qué hacer frente a determinadas condiciones; qué mensajes emitir y cuántas veces -o hasta cuando- queremos que haga una operación. Para poder hacerlo, la industria del software evolucionó desde lenguajes rudimentarios y  vinculados a la propia electrónica de la computadora hasta convertirse en  lenguajes muy cercanos a los idiomas con los que nos comunicamos entre personas. Esta transformación permitió ampliar muchísimo la cantidad de gente que pudo acercarse a este oficio.

Dependemos de la programación 

El mundo de la programación es tan extraño para la mayoría de la población, que hasta se adoptaron términos para definir a aquellas personas que programan: nerd, geek, hacker. Si bien hay algún uso peyorativo de esos sustantivos, muchas veces son utilizados como sinónimo de “programador”.

Sin embargo, todos estamos prácticamente de forma continua en contacto con soluciones creadas por  programadores. Pensemos: ¿Cuánto tiempo perdíamos hace unos años en ir al banco a pagar cuentas mensuales? ¿Cuánto tiempo y dinero nos llevaba poder mantener una conversación con una persona que se encontraba en otra ciudad o país? ¿Cuánto tardábamos en encontrar información sobre cualquier tema? ¿Cómo se llevaba adelante la gestión de una empresa?...

Todos estos adelantos que nos simplificaron la vida y hasta nos permiten hoy hacer cosas inimaginables hasta hace solo unos años, tienen por detrás al trabajo de los programadores: personas que le dieron esas instrucciones a las computadoras. 

Hay pocas profesiones en las que se pueda crear tanto valor con el solo uso de nuestras cabezas. Lo invito a pensar qué actividad tiene el potencial para crear productos o servicios capaces de tener un impacto y ser utilizados por millones de personas sin consumir más que un poco de electricidad, un poco de café y nuestras neuronas. Tómese unos minutos intentando encontrarlas…

Crear software no requiere más que eso: nuestras mentes. No utilizamos recursos naturales ni materias primas. Además, en los últimos años, y apalancados sobre Internet, escribir código permite crear servicios y productos que pueden ser utilizados por millones de personas en todo el planeta. Los ejemplos no le son lejanos. De hecho, Google, Facebook, Twitter y hasta el mismísimo e-mail son creaciones de programadores. Habiendo experimentado la sensación, da una felicidad absoluta ver a personas utilizar lo que uno crea.

Muchos de quienes aprendimos a programar cuando éramos niños estamos convencidos de que al estilo de la película “Volver al futuro”, en ese momento cambiamos la foto de nuestro propio destino. En un contexto económico complejo, en el cual muchas industrias están transformándose, esta profesión tiene ofertas de trabajo disponibles continuamente y que no pueden ser cubiertas por falta de personas formadas. Además, uno puede trabajar en relación de dependencia, ser profesional independiente, emprendedor o crear una empresa que a su vez emplee a miles de personas. Vale decir que el oficio de coder es sumamente versátil. Por ejemplo, están los que trabajan desde sus casas para compañías radicadas tanto en sus países como en el exterior. En síntesis: saber programar brinda un sinfín de oportunidades de progreso, de libertad y de calidad de vida.

Por si esto fuera poco, es una profesión muy abierta y colaborativa. Con la llegada de Internet y la posibilidad de comunicación global, miles de programadores interactúan bajo un concepto denominado “open source” en el que colaboran en forma masiva con desarrollos que brindan soluciones a infinidad de problemáticas: sistemas operativos, lenguajes de programación, servicios online y hasta utilitarios dentro de su computadora han sido creados de manera global y evolutiva con aportes de cientos de personas de muchísimos  países.

Se aprende transpirando

Aunque visto desde afuera programar parece difícil,  en realidad no requiere de otra cosa más que de entrenamiento. Se aprende a programar primero con ayuda, clases y apoyo. Luego viene un proceso de práctica y dedicación, como cualquier otra actividad que requiere experiencia, como tenis o golf.

Por eso, para ser programadores comenzaremos incorporando técnicas y conoceremos términos y definiciones que nos eran extraños. Con el tiempo y con el entrenamiento esas técnicas pasarán a ser parte del activo de nuestras cabezas para luego, con mucho entrenamiento, empezar a ver los resultados. Es tan simple como eso: pensar, practicar, resolver desafíos cada vez más complejos, fallar y volver a intentarlo.

El camino no se recorre sin esfuerzo. Lleva tiempo, pero el resultado tiene un valor incalculable de libertad, de potencial y de creación de valor. Sin dudas, programar le cambia la vida a quienes se dedican a esto. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alternaria Semanario 50: "¡Aplausos sincronizados!"

Participan: Facundo Arena, Ariel Corgatelli, Demian Alonso, Emiliano Piscitelli, Soledad Piscitelli, William Sandoval, Nahuel Marisi y Franco Rivero.

Facundo dijo en Alternaria: Finalmente, hemos llegado a los cincuenta episodios de Alternaria Semanario. Cincuenta ocasiones para ponernos en contacto con ustedes y contarles las noticias de tecnología más importantes, desde nuestra propia óptica: un punto de vista independiente e informal.Para festejarlo, se nos ocurrió que estemos todos juntos; y cuando digo "todos" me refiero a toda la gente que alguna vez participó en el semanario como panelista, y a ustedes. Por eso se nos ocurrió la idea de emitir video en vivo. La tarea no fué facil, hubo que coordinar horarios, preparar el estudio, configurar muchos programejos y hacer muchas pruebas. ¿El resultado? Totalmente inesperado.
Mas de 200 personas en vivo escuchándonos y viendo como grabamos el semanario es, para mi personalmente, un éxito y un logro sin precedentes. Sinceramen…

El ITBA e IBM lanzan becas para el curso de ingreso a la carrera en Administración y Sistemas

El Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) firmó un convenio con IBM Argentinapara otorgar becas en los cursos de ingreso  a la carrera en Administración y Sistemas. La misma aplicará para los cursos de ingreso de Agosto y Octubre 2016, como así también a los de Verano 2017 y Trimestral 2017. Las becas beneficiarán a todos los inscriptos en los cursos mencionados y tienen el objetivo de fomentar una formación profesional de gran valor en una de las carreras más innovadoras del país. Para más información:informes@itba.edu.ar
La Lic. en Administración y Sistemas cuenta con un plan de estudios único e innovador que integra los fundamentos del management con la tecnología informática aplicada a los negocios. El alumno desarrolla las competencias requeridas para afrontar con éxito los desafíos de la dirección empresarial y de la actividad emprendedora.
“El convenio materializa la respuesta conjunta de dos instituciones líderes como ITBA e IBM Argentina, a las necesidades actuales de for…

MOTO confirma su presencia en el plan Ahora 12 4G con el Moto E 2° Gen

Moto se suma al Plan de Acceso a Internet Móvil, lanzado el pasado 18 de julio, en el que los consumidores podrán adquirir smartphones aptos para 4G a un precio de hasta 2.200 pesos y en 12 cuotas. Desde Moto creemos que el acceso a Internet móvil debería ser una opción, no un privilegio, por eso es que se incluyó en el Plan el Moto E 4G LTE, el smartphone más vendido de 2015. Este equipo brinda a los usuarios un mejor acceso a Internet, estableciendo la mejor combinación entre precio-calidad, y se puede conseguir desde $1.999, y en 12 cuotas. Y se suma al resto de los equipos del portfolio Moto, que es 100% 4G y se puede conseguir en cuotas a través de operadores y retailers.